LOS MÚSICOS QUE TOCARON EN EL INFIERNO

LOS MÚSICOS QUE TOCARON EN EL INFIERNO

En Guanajuato, como en muchas ciudades de México, existen músicos que llevan serenata. Esta historia le sucedió a uno de esos grupos, un día los músicos llevaron serenata a una joven, al terminar, se les acercó un señor que vestía de negro, y les ofreció empleo en una fiesta. Los músicos aceptaron: verían al señor a la noche siguiente, en la misma esquina a las 11 de la noche. El señor les pidió que vistieran de negro en su totalidad y los músicos aceptaron.

Al día siguiente, los músicos llegaron muy puntuales a su cita, a las once en punto el extraño hombre apareció de la nada. Los músicos se sorprendieron un poco, pero pensaron que el hombre había estado escondido entre las sombras.

Caminaron durante un rato siguiendo a quien los contrató. Llegaron a una casa y el hombre les pidió que esperaran en la estancia mientras él salía por una puerta negra. Los músicos se pusieron un poco nerviosos porque en la casa se sentía un aire extraño. Después de esperar un rato salió un pequeño hombre y les pidió que tocaran un vals pues los invitados irían llegando.

Los músicos comenzaron a tocar, las parejas de bailarines entraron al salón por la puerta negra. Mientras las parejas se divertían, los músicos vieron algo increíble ¡los bailarines no pisaban el suelo! Sus pies eran pezuñas, pero lo que más los aterró, era que los ojos eran rojos: de un rojo tan intenso como el fuego.

Una de las bailarinas dejó el baile y se acercó hacia ellos.

-¿Qué no es la hermana de Juan, la que falleció hace un año? -preguntó uno de los músicos.

Los músicos reconocieron a la difunta y se quedaron petrificados. Ella abrió la boca y les dijo -¿Pero qué hacen aquí, que no saben que esto es el infierno?

Al escuchar esto, los músicos corrieron, huyeron dejando todos los instrumentos.

Se dice que los músicos enfermaron de miedo durante mucho tiempo.